Jóvenes piuranos que vieron de cerca al Papa. “Sentimos que el padre celestial nos hablaba a través de él”

jovenes en brasil2Desde hace más de una semana, una delegación de jóvenes pertenecientes a diversos grupos, viajó a Brasil al encuentro con el papa Francisco para participar en la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Su viaje no fue nada cómodo, pero todas las peripecias que pasaron fueron recompensadas con la dicha de ver de cerca al Santo Padre y escucharlo. Hoy les queda la  firmeza de sus palabras “Vayan sin miedo a servir”.

Para Julie Gonzales, el viaje con destino a Río de Janeiro empezó un día sábado. “En el mismo avión habían muchos jóvenes que gritaban ‘esta es la juventud del Papa’. Cuando llegamos a la ciudad, encontramos a otros peregrinos y a chicos de Argentina, Bélgica, Madrid y a otros piuranos como nosotros. El día lunes, día en que llegaba el Papa, el clima cambió bastante. Según los pobladores, hacía mucho que el clima no estaba como ese día”, dice Julie, emocionada por la experiencia vivida.

Julie cuenta que no importaba el frío ni el cansancio de estar de pie. La fe y el amor por Cristo los hizo resistir altas temperaturas, lluvias y otras cosas más. “La sola presencia del Santo Padre, te hacía olvidar de todo, fue maravilloso verlo pasar aunque sea por unos segundos. Escuchar los cantos de los otros jóvenes en diversos idiomas te llenaba de fuerzas, estábamos sumergidos en una multitud de fe, donde el idioma y las razas no importaban. Cada joven levantaba la bandera de su país y entonaba el himno de la jornada, la sensación fue maravillosa”, afirma Julie.

Los jóvenes que vivieron la jornada, rescataron la labor de los voluntarios, quienes amablemente los ayudaron en diversos momentos.

Su humildad te conmueve

Marllury Risco vivió una experiencia que jamás olvidará, viajó como menor de edad y regresó siendo mayor de edad. Cumplió años durante el viaje  y aunque no estuvo con su familia, asistir a la JMJ la hizo sentir feliz. “Yo pude ver de cerca al Papa y lo pude grabar, jamás imaginé que asistiría tanta gente. Su sola presencia te hace sentir algo que no sé cómo explicar. Cuando habla parece que se dirigiera a ti, su humildad te conmueve cuando te pide que reces por él. Es súper sencillo, fue en un Papamóvil sin vidrios porque dijo que confiaba en Dios y no le iba a pasar nada”, relata Marllury.

Un peregrino

“Todo el sacrificio es por el Papa”, esa es la frase que nos repetíamos muchos, afirma Candy Díaz, emocionada de haber conocido  al Sumo Pontífice. “Fue súper bonito. Llegamos el 20 de julio, nos instalamos en el Sambodromo, que es un lugar donde se realiza el carnaval. Hemos vivido la experiencia de un peregrino, el clima súper frío, la lluvia, estar de pie, caminar, entre otras cosas.

El papa Francisco, dijo muchas cosas importantes, siempre estuvo alentándonos, que nos olvidemos de ser cristianos coherentes.

A diferencia de otros papas, tú puedes apreciar su sencillez, no sé si es porque es latino, pero es súper sonriente, carismático. En ese momento nos olvidamos del peligro, porque estábamos entre dos favelas, pero gracias a Dios no pasó nada grave. De hecho, la mejor experiencia de mi vida”, contó Candy.

PEREGRINOS
Sentí lo grande que es la fe
“Mi experiencia como peregrino en la JMJ ha sido la mejor en mi vida, aprendí a continuar en el camino de la espiritualidad. Sentí lo grande y pudiente que es la fe, la alegría y felicidad de encontrar a Jesús. Es impresionante ver como miles de jóvenes de diferentes edades y culturas profesan  juntos en oración, el amor  por la Iglesia universal de Cristo. No olvidaré aquel momento del primer recorrido del Papa, horas y horas esperando de pie, sentada, con cansancio, calor, frío, lluvia; por unos minutos sentía que iba a salir del lugar donde estaba, ya que mis pies no daban más, pero rezaba para seguir de pie, hasta que el Papa se presentó ante nosotros y en esos segundos que pasó por mi lado sentí que todo el dolor desapareció”, narra Claudia Cerna.

El viaje le cambió la vida

Alejandra Ponce  sintió que ese viaje le cambió la vida. “No solo fue el discurso del Papa sino la tertulia que tuvimos con monseñor Javier Echevarría, prelado del Opus Dei. El Papa tiene el Espíritu Santo adentro. Me quedé paralizada cuando bajó del Papamóvil, pude ver la sinceridad que hay en sus ojos, parece un ángel y te habla como un padre lo hace hacia su hijo”, contó.

Su humildad

“Ver al representante de Cristo siendo aclamado por más de tres millones y medio de jóvenes nos hace darnos cuenta que la Iglesia es joven y llena de vitalidad. La cercanía que tenía el Papa con la gente era impresionante, cuando en medio de su camino en Copacabana hacía detener el Papamóvil para bajarse y saludar a los jóvenes, era increíble su humildad. Definitivamente fue el mejor viaje que he tenido”, señaló Harold Woodman Olaechea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s