El hampa castellana filmada con los “ojos de la ley”

Videocámaras_CastillaEl hombre mira el enorme monitor y enmudece. El chiclayano respira aliviado al volver a ver la grabación, como si la sola visualización de esos dos pistoleros en moto fuera a devolverle los trescientos  dólares que le robaron anoche. Hasta antes de ingresar a la central de videovigilancia de la Municipalidad de Castilla, donde la cámara Corpac -Yupanqui registró el atraco.

El hombre solo recordaba que vio a su billetera irse en manos de un veinteañero blanco, acompañado de un trigueño  que le apuntó con un revólver. Y que todo ocurrió cuando había ingresado a una agencia de viajes, ubicada a pocos pasos del aeropuerto Guillermo Concha. Los bandoleros entraron corriendo, lo amenazaron, y huyeron con sus dólares. Ahora, mientras el supervisor Jonatan Marón Palacios le muestra en cámara lenta, sabe mucho más, por ejemplo que momentos antes del atraco los dos delincuentes jóvenes llegaron en un tico que a las 9:24 p.m. según la cámara de 360 grados, se desvió de la avenida Corpac hacia la calle Lloque Yupanqui. También observa cómo los maleantes ingresan y al poco rato cuando salen luego del asalto dentro de la agencia, son recogidos por un tercer asaltante en una motocicleta negra. Avanzan hasta la próxima esquina, seguidos por un niño de polo blanco, quien al verlos dar la vuelta corre y les arroja una piedra que no los alcanza.

Un efectivo policial, que también observa la grabación, pide a Jonatan un acercamiento pero no se distingue la placa del Tico, ni la de la moto. La escena es de noche y no se puede visibilizar la información. No aquí, pero horas después, con ayuda de un software de la policía especializada en Criminalística, sabrá que la moto es modelo Pulsar y conocerá no solo la matrícula de los dos vehículos, sino incluso algunos rasgos físicos de los asaltantes.  Es decir, aunque los tres pistoleros fugaron anoche, en cualquier momento pueden ser atrapados y enviados a prisión porque existe una prueba de su delito. Es la primera vez que el sistema de videocámaras entrega una copia, una prueba del delito a un agraviado y le ayuda a esclarecer los hechos, dice sonriente el supervisor, luego de retroceder y adelantar las imágenes varias veces. Horas después sabrá el policía que los dos maleantes de anoche fueron plenamente identificados. No fugaron por la calle que pasa por la puerta del cementerio de Castilla, según la cámara del lugar, sino por la calle Ica. Es más, los investigadores ya saben dónde se esconden.

Tal vez se les terminó la buena temporada a estos y otros ladrones. “Los delincuentes que pululan por el casco urbano de Castilla, como el “Ojón Boge”, el “Pollo”, el “Huevito”, el “Merengue”, “Chaton Martín”, “Chilalo”, “Negro Cirilo”, entre otros, gracias a las videocámaras conocemos todos sus movimientos, desde que salen de sus domicilios. Ya sabemos con qué otros delincuentes se reúnen, conocemos los parques y los domicilios donde se reúnen a planear sus robos. Solo falta que lo intenten  y ahí los atrapamos”, dijo un policía de Investigaciones de la Comisaría de Castilla.

Motos

De las incidencias filmadas por las veintidós videocámaras, en los primeros veinte días de funcionamiento,  el hecho que más destaca el gerente de Seguridad Ciudadana, el excapitán Sandro Yauli Tello, es el del 31 de julio, cuando una llamada al 345819 de Serenazgo de Castilla, alertó que alguien estaba desmantelando un mototaxi dentro del cementerio de Castilla.

Por tratarse de una zona conflictiva, los serenos llegaron acompañados de seis motocicletas del Escuadrón Verde y una camioneta de la Comisaría de Castilla. Para su sorpresa, no sólo hallaron a tres ladrones que ya tenían desarmado un trimóvil entre los muertos. Fugaron dos bandoleros, pero atraparon uno.  A pocos pasos de la pared del panteón había otra mototaxi que curiosamente estaba tapada con un trapo.  En ese momento, el informante misterioso al que el capitán Yauli llama “vecino altruista”, volvió a llamar a Serenazgo: “esa moto que está arropada también es robada”. Entonces, aunque una turba intentó agredir a los serenos, el segundo mototaxi también fue recuperado.

FALTA ILUMINACIÓN

* Algunos puntos de la pared del cementerio.

* En el Malecón María Auxiliadora siempre hay problemas de fluido eléctrico, que dificulta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s