Comunidad gay de Cuba en lucha por sus derechos

Por: Lídice Valenzuela/Noticias Aliadas

 comunidadgaycuba

El respeto a la diversidad sexual sigue siendo una asignatura pendiente en la isla.

Aunque hay avances, aún es débil la intervención del Estado en la promulgación de mecanismos que garanticen los derechos de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI) en el país.

Las autoridades cubanas sólo dan tibias respuestas a las reclamaciones públicas de la comunidad LGBTI, que constituye una de las minorías más discriminadas en Cuba, pero también una de las más activas en la conquista de sus derechos ciudadanos.

La visibilidad del grupo LGTBI es baja en Cuba, a pesar del sostenido trabajo que por su reconocimiento legal y social realiza el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), adscrito al Ministerio de Salud Pública y dirigido por la sexóloga Mariela Castro Espín, diputada al Parlamento Nacional y considerada la máxima impulsora de las acciones contra la homofobia.

En entrevistas concedidas a diversos medios, Castro Espín señala los avances alcanzados a favor de la diversidad sexual, como son el hecho que desde el 2007 se celebre en Cuba todos los 17 de mayo el día contra la homofobia; el que el Estado se encargue gratuitamente de las operaciones de cambio de sexo; el que el Partido Comunista de Cuba apoye la lucha por los derechos de la comunidad LGBTI. Destaca también la implementación de un sistema de salud pública gratuito y atención integral a las personas transexuales.

Castro Espín señala además que se han presentado al Parlamento nacional las modificaciones al nuevo Código de Familia que incluye el respeto a la libre orientación sexual e identidad de género y la posibilidad de que se respeten los derechos patrimoniales y personales, que incluyen la adopción a las parejas homosexuales.

El CENESEX que dirige es la única institución cubana especializada en temas de la diversidad sexual. Para ello dispone de departamentos que atienden a la comunidad LGTBI. Sus acciones sociales, educativas, políticas y culturales intentan transformar el pensamiento de la sociedad sobre el homosexualismo. Entre sus servicios destaca, por su connotación social, el de asesoría jurídica y representación legal de la comunidad LGTBI, con una ágil actuación ante procesos discriminatorios.

Creada hace seis años, el servicio de asesoría jurídica atendió más de 600 solicitudes de servicio en el 2012 y un promedio de 30 mensuales durante el 2013. Gracias a ese departamento el Estado aceptó desde el 2009 la modificación de los documentos de identidad de los transexuales, cuya nueva imagen aparece en los registros oficiales. Antes vivían en un limbo jurídico.

 Otro programa fundamental es el de prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y el VIH para “Hombres que tienen Sexo con Hombres”. El CENESEX cuenta con redes sociales de activistas voluntarios cuya presencia en lugares de mayoría homofóbica es aceptada debido a la capacidad de convencer sobre los riesgos de contraer ITS o SIDA. Sus acciones en conglomerados heterosexuales promueven la solidaridad con personas de diversidad sexual, bajo los principios de igualdad, no discriminación y dignidad humana.

En Cuba, aunque es baja la incidencia del VIH-SIDA, existen 3,969 enfermos atendidos de manera ambulatoria. Se estima que hay 5,146 personas que viven con vih/sida.

Uno de estos activistas es el diseñador Luis Enrique Ledesma, 40 años, quien es miembro del Equipo técnico provincial de la Línea de apoyo del Centro Nacional de Prevención de la ITS y también de la Red Social Humanidad por la Diversidad.

Como parte de su activismo ofrece conferencias en La Habana y en otras provincias y realiza investigaciones sobre la sexualidad y la prevención de las ITS.

En conversación con Noticias Aliadas, este promotor habanero precisa que “la población cubana va ganando conciencia sobre nuestra sexualidad y en los barrios tenemos el respeto y el apoyo solidario de los vecinos. Las personas en general rechazan a quienes hacen manifestaciones extravagantes o se apartan de la ética que debe existir entre los seres humanos”.

“Aunque al principio el grupo LGTBI que visitábamos las provincias, donde es más visible el machismo, temíamos el rechazo de los colectivos, en la práctica encontramos personas ávidas de conocer los mensajes que llevábamos sobre las ITS, que atacan a cualquier persona. Repetimos visitas a un mismo lugar y recibimos amabilidad. Solo el respeto, la inserción social, la defensa de nuestros derechos como la de cualquier otra minoría permitirá que en un tiempo que sabemos será largo, ocupemos el lugar que nos corresponde en la sociedad cubana”.

Lucha por derechos

A pesar de los esfuerzos continuos del CENESEX y de su directora, y aunque han ganado un espacio social, los resultados aún son bajos en comparación con las necesidades de la comunidad LGBTI.

Para ampliar su campo de acción, la comunidad de diversidad sexual continúa organizándose en células comunitarias —como “Las Isabelas”, mujeres lesbianas de Santiago de Cuba—, para desde sus localidades crear una nueva mirada hacia su orientación sexual e incidir en la aprobación de regulaciones estatales que reconozca sus derechos.

La exclusión oficial de la comunidad LGBTI se manifestó en el Censo de Población y Viviendas realizado en el 2012 y en el anteproyecto de Código del Trabajo debatido en los centros laborales entre julio y octubre del 2013 y que fue aprobado por el Parlamento Nacional en diciembre pasado.

El censo no incluyó preguntas que ayuden a identificar cuantitativamente a la comunidad LGBTI. Y el Código de Trabajo no incluyó el derecho al empleo con independencia de la orientación sexual o identidad de género, a pesar de que el ámbito laboral constituye el principal escenario de vulneración de los derechos de estas personas, según el CENESEX.

Una Declaración Especial del primer Taller Nacional de las Redes Sociales Comunitarias por la Diversidad y el primer Taller Nacional de la Red de Juristas por los Derechos Sexuales, celebrado en noviembre último en la provincia de Camagüey, sobre la propuesta de Código de Trabajo pone énfasis en esa carencia.

El documento precisa: “En el texto no existe una mención explícita a la orientación sexual e identidad de género como causa de discriminación, a pesar de ser los centros laborales donde con mayor frecuencia y gravedad se producen hechos de vulneración de los derechos ciudadanos de las personas con sexualidades diferentes de la heterosexualidad hegemónica”.

Las posiciones oficiales y civiles en Cuba están demarcadas en la lucha contra la homofobia y los derechos de la comunidad LGBTI.

Personalidades relevantes de la intelectualidad como el escritor Miguel Barnet y el historiador de La Habana, Eusebio Leal, acompañan esta titánica tarea emprendida hace más de cuatro décadas. Pero todavía hay muchos escollos que burlar y muchas personas por convencer en esta nación arraigadamente machista y patriarcal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s