SITUACIONES DE DESIGUALDAD DE GÉNERO EN EL MUNDO

Víctor Corcoba Herrero*

inequidadgenero

La especie humana anda frecuentemente cegada por el egoísmo, por los propios intereses de cada uno, cuestión que impide ver y reflexionar sobre tantas situaciones injustas de desigualdad de género, que lejos de decrecer, siguen aumentando. Las estadísticas nos dicen que hasta en los países ricos están apareciendo nuevos sectores empobrecidos, que antes no lo eran, y cuyo protagonismo lo alcanzan las mujeres y los niños. Tener un trabajo ya no es sinónimo de salir de la pobreza, lamentablemente la falta de respeto a los derechos de los trabajadores provocan situaciones verdaderamente deshumanizadoras, y la mujer continua siendo la gran víctima. El bochornoso ejemplo de algunas empresas españolas que retrasan la creación de empleo a 2015 pese a ganar más, aparte de aminorar los salarios a su antojo, habría que ver la perspectiva de género que utilizan en favor de la igualdad de oportunidades, sobre todo con las personas más débiles.

El mundo debería tomar como referente las mujeres en Bangladesh, que han progresado como jamás durante las últimas décadas, colocando a este país del Asia Meridional a la vanguardia entre los países menos desarrollados en materia de igualdad de género. La sociedad se está apartando de la idea tradicional que sostiene que las mujeres son una carga económica y que los hijos varones son más deseables que las mujeres. Estudios muestran que la creciente independencia de las mujeres es una de las principales causas de la disminución del fenómeno de la “desaparición de las mujeres” (el infanticidio por motivos de género) en Bangladesh.

En cualquier caso, cuesta entender que, en una sociedad del conocimiento, se permitan estas atrocidades, pero ahí están. Mientras la riqueza mundial crece en términos absolutos, aumentan igualmente las desigualdades, y la mujer sigue siendo la gran sacrificada, para castigo de todo el planeta. Precisamente, los indicadores nos confirman que cuando existe una mayor igualdad entre ambos géneros las economías tienden a crecer más de prisa, los pobres salen antes de la situación de necesidad y el bienestar se globaliza para todos mucho antes.

Por desdicha, la mujer prosigue ausente en los circuitos de reforma, en planes mundiales de empleo, en temas que le vinculan como puede ser la mutilación genital femenina practicada casi siempre en menores, y que viola los derechos a la salud, la seguridad e integridad física, en cuestiones educativas y de formación. Al respecto, es una buena noticia que actualmente UNICEF trabaje en este sentido en veintidós países, y desde 2008 también colabore en el programa conjunto UNICEF- FNUAP “la mutilación y la ablación genital femenina: Acelerando el cambio” en quince países en el Oeste, Este y Norte de África.

Por otra parte, asimismo y contrariamente a lo que se vocifera, las mujeres están mucho menos representadas de lo que les corresponde, por lo que resulta bastante difícil poder avanzar hacia la plena igualdad de género. Sin duda, las mujeres están en clara desventaja por esa falta de participación social, tanto en sectores económicos como políticos. Muchas veces su trabajo carece de remuneración y reconocimiento. Otras veces su papel de madre la coloca en inferioridad en el sistema productivo con respecto al hombre. Quizás demasiadas muchas veces, son las grandes víctimas de la violencia machista, un problema que persiste en todo el mundo y que requiere voluntad política y medidas rigurosas y constantes para su erradicación.

Evidentemente, la humanidad no debiera descansar hasta conseguir tolerancia cero en la desigualdad de género. No puede haber barreras entre unos y otros. Tenemos que propiciar la unidad entre los seres humanos más allá de toda división. Todo debe articularse e institucionalizarse éticamente. Ciertamente, no se pueden seguir escondiendo las estructuras injustas, sino que hay que exigir un examen y una autocrítica de las mismas, para que la transformación se produzca. Es injusto que las poblaciones vulnerables se les apoye menos, sigan teniendo niveles menores de educación y carezcan de formación para competir en el mercado laboral. A propósito, diversas agencias de Naciones Unidas, advertían al mundo recientemente sobre la imperiosa necesidad de generar políticas que permitan a las mujeres rurales acceder a empleos dignos, pues su participación en el mercado laboral ayuda a reducir el hambre, a mejorar la producción agrícola, contribuyendo al crecimiento del bienestar que todos merecemos. Si el aporte de la mujer a la economía campesina es poco reconocido, además de que este sector tiene limitado acceso a la propiedad de la tierra, lo mismo sucede con otros sectores industriales o de servicios. La diferencia salarial en ocasiones resulta verdaderamente escandalosa. Además, junto a todos estos despropósitos, según un estudio reciente de la OIT, la tasa de participación femenina en el mercado laboral está obstaculizada por una serie de factores complejos, sobre todo socioculturales. Naturalmente, la lucha por la igualdad ha de ser una batalla diaria, puesto que se trata de crear conciencia de que no exista discriminación alguna.

Diré que soy de los que piensan que en el mundo occidental lo que cohabita es un espejismo de igualdad, que nada tiene que ver con la auténtica igualdad de género. No digamos ya de otros espacios en los que la mujer no pasa de ser un objeto más de comercio sexual y de esclavitud, o son obligadas a casarse cuando aún son niñas. Ahí está el embarazo de muchas adolescentes que son consecuencia de factores como la pobreza y la aceptación social del matrimonio infantil. Sin embargo, a través de una conciencia de salud reproductiva y respeto de los derechos humanos, puede lograrse que cada embarazo sea deseado. Más datos y más penurias. Hasta el setenta por ciento de las mujeres de todo el mundo aseguran haber sufrido una experiencia física o sexual violenta en algún momento de su vida. En muchos países la violencia doméstica tampoco se considera delito. Ante estas inaceptables estadísticas, divulgadas por Naciones Unidas, lógicamente tenemos que actuar, y hemos de hacerlo todos unidos, para que esta perspectiva de género, que ha adquirido liderazgo internacional en los últimos años, avance en concreción y trace renovadas metas. Desde luego, sin un compromiso institucional explicito todo quedará en un mero principio sin más, y no habrá desarrollo de buenas prácticas.

A mi juicio, deben arbitrarse modos y maneras, librarse medios y recompensar los esfuerzos para que la igualdad de género sea torne presencia. Huyamos de los ensueños e impliquémonos en el contexto actual. Nadie me negará que el abuso más generalizado de los derechos humanos en el mundo presente, radica en la violencia contra las mujeres y las niñas, una discriminación basada en el género que está ahí, en todos los países, convirtiendo la vida en un calvario para muchas personas. Obviamente, mujeres y hombres necesitan la igualdad de oportunidades, recursos y responsabilidades, e indudablemente, también precisan aprender a convivir con el reparto equitativo de las responsabilidades familiares, algo esencial para que mejoren la vida de las mujeres. Desgraciadamente, hoy por hoy la negación de los derechos a la mujer es el factor de desigualdad más extendido en todo el planeta, cuestión que se agrava en países en conflicto o en ámbitos de pobreza. No tiene sentido, pues, esa privación de humanidad; ya que mujeres y hombres somos personas, y como tales, todo el mundo es familia. Lo que produce una enorme tristeza pensar que seamos lobos con nuestras misma especie.

*Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

2 de febrero de 2014.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s