Política energética: fracking, poder y energía

Tomado de Argenpress
Félix Herrero (FETERA-CTA)

En memoria del querido Ramón Medina, ejemplo de la Militancia Auténtica No Rentada (MANR) y de la Coherencia entre su Pensar y su Obrar.

Cuando estamos viviendo la culminación de la entrega de nuestros bienes energéticos con la continuidad del menem-kirchnerismo a través del nuevo proyecto de reforma de la ley de hidrocarburos, no podemos dejar de pensar en el Negro Medina por su compromiso contra la entrega y quien diera testimonio en la lucha con el sindicalista Agustín Tosco en su Córdoba amada y con el obispo Jaime de Nevares en su adoptiva patria chica del Neuquén.

La Ley “larga” que ahora sancionarán es la que no pudieron establecer durante 20 años. Comenzaron con el Decreto Chevron (Dec. 929) de abril de 2013 para ahora convertirlo en Ley, ya que las multinacionales exigen esta forma legal pensando que con el cambio de gobierno en 2015 un decreto puede durar el tiempo de un suspiro. Pero es diferente si se trata de una Ley, porque el actual oficialismo piensa mantener un número del Congreso que impida abrogar o modificar la legislación anterior. Como la nueva norma, que también merece llamarse Chevron como fuera bautizado el decreto que lo antecede. Todo se hace para beneficiar a las multinacionales, sean frackineras o convencionales y a los capitales multinacionales de la mixturada YPF, donde se estableció el principio de secretismo, que resulta ser es el más grande, raro y estrambótico “aporte” que han hecho a la legislación petrolera mundial.

La evolución de la energía y del petróleo y el gas, que son los fósiles más utilizados en nuestro país, nos debe hacer reflexionar sobre la organización energética de los países y el ejercicio imperial de las grandes compañías petroleras del mundo, que disminuidas aún existen (de las 20 primeras petroleras del mundo, solo tres son de capitales privados) pero ocupan lugares principales en los listados del poder mundial, mientras añoran el período de las siete hermanas.

Las Decisiones en “nuestra” democracia semicolonial, como diría el hombre de nombres y apellido lejanos que fuera John William Cooke, deben ser analizadas a partir de los componentes del Poder Petrolero, que en realidad es dependiente del gran Poder Financiero mundial.

1. Los grandes Módulos: Dominio, Renta y Gestión.

No podremos hacer nunca un análisis lo más objetivo y preciso que deseemos si no partimos de la consideración del triángulo formado por el Dominio del subsuelo, la Renta Petrolera, y su Gestión empresarial. Esta distinción es útil para hacer un análisis que lleve a conclusiones correctas y que sea permisible para la planificación sectorial. No solo para el sector petrolero, sino también aplicable a la Energía Eléctrica, la Minería, la Propiedad de la Tierra y de las Aguas, la Alimentación, etcétera. El análisis que considera estos módulos, que no se suele hacer, es simple porque se pregunta ¿quién es el dueño?, ¿quién se lleva los beneficios? y ¿quién administra esta actividad y ejerce su poder?

En nuestro país, sin afinar los datos y sin esforzarse en resaltar las características principales de la actividad petrolera, el dominio desde 1994 la tienen las Provincias pero no así la renta petrolera (es un dominio nudo o desnudo de renta), la renta la llevan principalmente los gestores extranjeros, o sean las multinacionales participando en parte la Nación por la política tributaria y no por la gestión petrolera, ya que el Estado nacional argentino no tiene empresa pública, sino que participa con un 51% (26% nacional si las Provincias adquieren acciones) en una empresa mixturada con socios no precisamente petroleros, sino con fondos financieros y con capitales buitres domiciliados en paraísos fiscales e islas piratas.

2. Los Grandes Sectores y Subsectores: el Petróleo y las Políticas.

Pero el análisis del sector petrogasífero no se agota en Dominio, Renta y Gestión, sino que debemos ver también las actividades Horizontales, no Verticales.

Sobre las actividades como la petrolera, eléctrica, minera, agro, industrial, etc,. que son Sectores Verticales de las naciones, actúan horizontalmente las acciones no específicas, sino generales por cubrir todas ellas, como la política, la filosofía social y la ética en primeros lugares, el derecho, el ambientalismo, la economía, etc. Tener clara esta idea ayuda a despegar quién es el dueño del circo al que nos obligan visualizar pero no enfrentar.

En el campo petrolero que describimos, las acciones horizontales son, fundamentalmente, la Política energética y la Política ambiental. El fracking se encuentra, como otros procesos, en el Nodo donde se cruzan o encuentran el sector Petrolero y la Política Ambiental.

3. Las Decisiones: las Políticas Petroleras y Ambientales.

Más allá de la realidad semicolonial que permite que estas políticas sean fijadas en gran medida por las multinacionales y los países originales de ellas, en nuestro país es materia de la Nación la política petrolera y es decisión concurrente la ambiental por ser propia de la Comuna (ciudad, municipio, partido o departamento), la Provincia y la Nación. Esta característica compromete un hondo sentir democrático, participativo y no meramente representativo. Por eso el proyecto de nueva ley de hidrocarburos deliberadamente rechaza que la Política Petrolera quede en manos de la Nación y que en la Política Ambiental del petróleo tengan los vecinos participación decisiva.

Pero ¿qué harán con las decisiones de 45 Concejos Deliberantes que han prohibido en nuestro país el fracking? Estos acatadores de las multinacionales (o transnacionales si gusta más) de capitales privados, americanas y europeas, a las que admiran al punto de aprobarlas sin condicionamientos, no lo hacen con el sistema de decisiones locales de los Estados Unidos que, a través de plebiscitos populares, han vedado el fracking en 418 Condados y los legisladores en varios Estados.

Los neoliberales argentinos, desde la dictadura militar al menemismo-kirchnerista disfrazado de peronismo, eligen de las leyes que dicen admirar lo que más les conviene.

Y termino con una apuesta: estoy seguro que la Ley de Abastecimiento, recientemente promulgada por el kirchnerismo, nunca será aplicada a las compañías petroleras ni a los bancos y financieras que actúan sobre nuestro país.

Felix Herrero es miembro del MORENO (Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s